CRONICA DE LA COLOCACION DEL BELEN EN EL PICO ALAIZ DE LA SIERRA DE BEJAR.- Texto Juan Carlos Bonnail

(MONTA321A NEGRA.jpg)Domingo día 20 de Diciembre de 2015, para la actividad de la colocación del “Belén”, habían sido programadas dos marchas de montaña: La primera partiendo a las 9:00 horas de la iglesia de “Monte Mario”, subiendo por el “Pico del Águila”, y la segunda partiendo a las 10:00 horas del mismo lugar, subiendo por el “Colorino”, para converger las dos sobre las 12,30 en el “Pico Alaiz”, con las personas que subían en coche y entre todos preparar el Belén y celebrar la Navidad a 2.000 metros de altura. Como el día amaneció lloviendo, a la de las 9:00 no se presentó ningún montañero, sin embargo a las 10:00 hubo 8 valientes que a pesar de la lluvia, la niebla y el frío, contra viento y marea decidieron tomar la salida hacia el “Pico Alaiz”. El grupo estaba compuesto por Claudio Izquierdo, Juan Guinaldo (Juanchu), Manuel Sánchez, Pedro Manuel Fernández, Alfredo Nieto, Pablo Nieto y la valiente Ana Mayoral con su hijo Alvaro. y desde Béjar Félix Celestino y Antonio Hernández, subieron andando por Candelario al “Calvitero” por la “Cardosa” para llegar al pico “Alaiz”, soportando una fuerte ventisca de nieve, a todos ellos enhorabuena pues demostraron que tienen raza de montañeros y no se amilanan ante el mal tiempo. Asimismo a las 12:00 partieron en coches hacia “La Covatilla” varias personas para colocar el Belén. Este año se ha colocado uno nuevo realizado por el socio Hilario Sánchez Yuste, quedando muy bonito. Un vez en “La Covatilla” la lluvia amainó y desde la majada del “Reondo” partió la comitiva, compuesta de 24 montañeros, con el Belén para su colocación a los pies de “María Auxiliadora”. El fuerte viento y el frío reinante no impidieron que el Belén quedara montado como siempre. Después de las fotos de rigor que realizaron los medios de comunicación presentes, (Esther Moro por la GACETA de Salamanca y María Jesús Santamartina por El NORTE DE CASTILLA de Valladolid), pasando mucho frío, se dio por terminada la actividad, que se recordará por el mal tiempo.