CRÓNICA DEL ANILLO EXTREM DE PICOS DE EUROPA (por Luis Oscar Bueno Sánchez)

(MONTA321A NEGRA.jpg)

El lunes 25 de Julio, mi compañero de aventuras Juanchu y yo, iniciamos una ruta circular por los Picos de Europa, la cual nos llevaría durante 5 días por casi todos los refugios guardados de Picos de Europa. La idea me había surgido hace ya dos o tres años, cuando conocí el proyecto del Anillo de Picos.  Los guardas de los refugios de Picos de Europa querían organizar un circuito montañero como los que se hacían en Pirineos, para dar a conocer el parque nacional de los Picos de Europa y sus refugios. Pero por falta de tiempo, experiencia y motivación, había dejado este reto un poco olvidado; hasta que este mes de Julio, al disponer de una semana de vacaciones sin la familia, decidí intentar realizar este reto. Para ello quise contar con una persona que tuviera experiencia en montaña y conociera los Picos de Europa, y quien mejor que Juanchu, con el que ya había realizado varias rutas del club, cursillo de escalada y con el que tenía una relación amistosa, además de tener una gran experiencia como montañero, escalador etc.

Y con estas motivaciones, iniciamos nuestra aventura. El Anillo de Picos, realmente son tres anillos. El Anillo Vindio, que comprende el macizo Occidental y recorre tres refugios con un desnivel positivo de 3900 metros y unos 63 km de recorrido, para el cual se estiman 3 días. El Anillo Extrem, que comprende los macizos Occidental y Central, recorre 7 refugios, con un desnivel positivo de 7050 metros y unos 82km, para el que se aconsejan 7 etapas. Y el Anillo 3 Macizos, que comprende los tres macizos, con un desnivel de 9350 metros y unos 110km. Por limitaciones de tiempo, planificamos nuestra aventura para recorrer el Anillo Extrem en 5 días, por lo que sabíamos que iba a ser duro.

Las dos semanas anteriores a la aventura, las dedicamos a preparar el recorrido, estudiar las diferentes alternativas de recorridos, reservar los refugios, descargar tracks y cargarlos a los GPS, preparar el material, etc. Al final, y después de darle muchas vueltas, porque no sabíamos si seríamos capaces de realizarlo en el tiempo previsto, y llegar a tiempo a los refugios para cenar, decidimos el siguiente recorrido:

  • Lunes 25. Béjar – Lagos de Covadonga – Refugio Vegarredonda – Refugio Vegabaño.
  • Martes 26. Refugio Vegabaño – Refugio Collado Jermoso.
  • Miércoles 27. Refugio Collado Jermoso – Cabaña Verónica – Refugio Urriellu – Refugio Jou de los Cabrones.
  • Jueves 28. Refugio Jou de los Cabrones – Refugio Vega de Ario.
  • Viernes 29. Refugio Vega de Ario – Lagos de Covadonga – Béjar.

Lunes 25, salida de Béjar a las 5 de la mañana hacia los Lagos de Covadonga. Partimos de los lagos de Covadonga hasta el refugio de Vegarredonda (1630m) y después hasta el refugio de Vegabaño (1432m), el refugio a menor altitud. Pasamos por fuente Prieta, el Jou de las Pozas y bordeamos Peña Santa antes de llegar a nuestro destino. Esta jornada se nos hizo dura por el cansancio de la carretera y por no estar acostumbrados a los más de 20 kilos que llevábamos en las mochilas. Además, nos dimos un susto en forma de pedrusco que se soltó al agarrarme a él y que iba directo hacia Juanchu. Pero los reflejos y agilidad de mi compañero evitaron un accidente peligroso. Al llegar a nuestro destino, la gran amabilidad de Nuria y una cena impresionante nos permiten recuperar fuerzas y ánimos. Día complicado con más de 9 horas de caminata.

Martes 26, salida del refugio de Vegabaño hacia el refugio de Collado Jermoso a 2064m. La primera parte del recorrido hasta Posada de Valdeón y Cordiñanes suave y fácil. Aprovechamos para comer con unas cervezas fresquitas. La segunda parte dura y técnica, que por la canal de Asotín nos lleva hasta el precioso refugio de Collado Jermoso a 2064 metros, y desde el que divisamos una puesta de sol impresionante. Tuvimos la oportunidad de conocer parte de la nueva vía ferrata de Valdeón, al subir por el camino de la rienda, que sirve de salida de la vía ferrata. Otro día con más de 9 horas de caminata.

Miércoles 27, salimos en una jornada que recorrerá 3 refugios, pero que en el papel, debe ser una de las más asequibles físicamente. Nada más salir del refugio, otra piedra caída desde los picos, probablemente por algún Rebeco, nos da otro susto ya que está a punto de caerle a Juanchu. Continuamos hasta Cabaña Verónica, pasando algún nevero y después el cable para llegar al refugio Urriellu, donde paramos a comer y descansar. El resto del camino es bastante asequible hasta llegar al Jou de los Cabrones, donde se encuentra nuestro refugio para esta noche. En este refugio disfrutamos de otra puesta de sol impresionante, pero una cena un poco “pobre”.

Jueves 28, partimos pronto del refugio de Cabrones, ya que nos espera una de las etapas más duras, hasta el refugio de Vega de Ario. La primera parte de la ruta es la más fácil y llevadera, hasta que llegamos a la canal de Piedra Bellido, donde nada más llegar, le planteo a Juanchu buscar una alternativa, ya que me parecía una bajada con bastante pendiente y piedras sueltas. Finalmente conseguimos bajar por esta canal, que se nos hace muy dura, por lo complicado del terreno y porque el GPS pierde la señal en diferentes ocasiones y no sabemos si llevamos el camino correcto o no, por lo que en varias ocasiones desandamos lo andado para luego volver por el mismo sitio. Por fín, y después de varias horas llegamos al río Cares, donde aprovechamos para comer y darnos un baño ultrarápido, ya que sus aguas no están a una temperatura adecuada a nuestros cuerpos. Iniciamos la subida hacia la ruta del Cares, la cual recorremos durante unos 3 kilómetros hasta que vemos el cartel que indica la canal de Trea que nos llevará hasta la Vega de Ario, donde se encuentra nuestro último refugio. Esta canal es, literalmente, “la ostia”. Nos lleva otras cuantas horas llegar hasta arriba, con unas pendientes de infarto y menos mal que a mitad de camino hay un arroyo, que nos permite hidratarnos. Cuando llegamos al refugio han pasado casi 12 horas desde nuestra salida por la mañana, pero el trato y la cena que nos ofrecen Ignacio y Laura y otra maravillosa puesta de sol, nos ayudan a recuperarnos rápidamente.

Viernes 29, este último tramo hasta el parking de los Lagos de Covadonga es un simple paseo comparado con las travesías de los días anteriores, así que disfrutamos del paisaje y del helicóptero que está avituallando al refugio de Vega de Ario. Nos sorprende como realiza el trayecto que a nosotros nos ha llevado algo más de 3 horas en cuestión de 1 minuto. Llegamos al parking y nos felicitamos y abrazamos por el reto conseguido, a la vez que acordamos organizar otras aventuras parecidas más adelante (sobre todo cuando yo tenga tiempo y disponibilidad, porque Juanchu se apunta a todas jejeje).

Al final, hemos conseguido realizar el Anillo Extrem de Picos de Europa en 5 días. Hemos recorrido 90 kilómetros con más de 7000 metros de desnivel positivo con unas mochilas que pesaban más de 20 kilos, y hemos aprendido que estos macizos tienen una arquitectura agreste, salvaje y espectacular, donde es fácil tener un percance si no estás preparado y eres prudente. Pero también hemos conocido lugares y hemos visto paisajes y puestas de sol que sólo es posible disfrutar si caminas, subes, bajas, trepas y destrepas.

El Club de Montaña Sierra de Béjar ha estado en Picos haciendo el Anillo Extrem.