Comportamiento Responsable

Disfruta de la naturaleza pero sé respetuso con el entorno que te rodea.Las personas que acudimos a las montañas en nuestros ratos de ocio también somos un agente que contribuye a su deterioro medioambiental, la mayoría de las veces involuntariamente. Para intentar minimizar el impacto ecológico de nuestras salidas al monte, hay que seguir un comportamiento absolutamente respetuoso hacia la Naturaleza, algo que realmente no se aprende en libros o manuales, sino que se va adquiriendo con el tiempo. De todos modos no viene mal un recordatorio.

REGLAS BÁSICAS

– No hacer fuego en zonas de bosque o con riesgo de incendio.

– Llevar todas las basuras hasta el contenedor más cercano.

– Respetar el trazado de los senderos y no utilizar atajos, sobre todo en las zonas más sensibles a la erosión (dunas, pendientes herbosas…).

– Respeto a la población local y a sus propiedades. Cierra los portillos, en los cercados, puertas de las cabañas, refugios, etc.

– Los perros por norma deben ir atados para que no molesten ni asusten al ganado o fauna salvaje.

– Respeto y cuidado de las fuentes y cursos de agua, sin verter en ellos detergentes, productos contaminantes ni residuos.

– Respetar la fauna y flora.

 – Respetar y disfrutar del silencio, para oír la música de la naturaleza.

– No acampar por libre; hacerlo en los lugares de acampada establecidos.

– Los vehículos de motor son para desplazarse en carretera. No deben de utilizarse en las pistas, rompiendo la paz natural y perturbando los ecosistemas.

– La utilización de vehículos a motor, la recogida de plantas y frutos del campo están reguladas o prohibidas en muchas zonas de la montaña, especialmente en los parques y reservas naturales.

 

La concienciación puede hacerse a través de…

– Paneles y pies informativos instalados a lo largo de los recorridos.

– Las correspondientes topoguías, folletos, etc. Se recomienda que en aquellos soportes o placas señalíticas, que puedan soportar textos, se inserte una leyenda ecológica.

– En los lugares sensibles se procurará recurrir de un guía acompañante o educador que posea conocimientos sobre el medio.

Queda claro que el respeto del medio ambiente va en el interés de todos, ya que permite mantener después los caminos y senderos limpios y en buen estado, evitar accidentes graves, pérdidas y conservar su atractivo. Además de propiciar la regulación del público en el entorno natural. Tiene también la virtud de recuperar el patrimonio viario tradicional, hoy en vías de desaparición.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *